Suerte y al monte: Me presento

Comenzamos esta aventura cinegética lejos de mi lugar favorito, el campo. Creo que es justo, que puesto que os tomáis la molestia de leer estas líneas y hacer click sobre nuestro blog, me presente. Mi nombre es Gonzalo y la caza forma parte de mí desde el día en que nací. Se lo debo a mi padre, un cazador de los de toda la vida. Apasionado del campo y obsesionado con la conservación y el cuidado de la naturaleza.

Comencé mi andadura en el jardín de casa, persiguiendo con mi carabina del cuatro y medio a cuantas tórtolas y palomas osaran posarse en aleros o árboles. A los 7 tiré mis primeros conejos entre las piernas de mi padre y poco a poco empecé a ser introducido en el mundo de la caza mayor.

Por aquel entonces el maestro era dueño de rehala, de los de antes, y rara era la temporada en la que no se sentara en cincuenta puestos. Recuerdo suplicar que me llevara con él una y otra vez, levantarme un sábado de enero por la mañana y llorar por no haber podido salir al campo. Él siempre receló de zambullirme de lleno en ese mundo, pues había visto como los hijos de sus amigos habían huido de éste tras sentir el frío en los huesos y sufrir las largas horas de espera en alguna recóndita cuerda.

Aldealgordo, 1996
Villa Del Prado, 1997.

Los días de buen tiempo empecé a asistir a mis primeras monterías y tirar mis primeras ciervas con mi inseparable escopeta del 20. Fue entonces cuando mi padre decidió dejar la rehala, sentía que para que de verdad disfrutase de la caza debía comenzar cazando con un grupo de amigos, pocas monterías y de confianza. Sacrificó la calidad de éstas, pues por aquel entonces cazaba las mejores fincas de España, pero sabía que era la única forma de que su hijo aprendiera a amar y entender la caza como él lo hacía. Y así montería tras montería, ladra tras ladra y lance tras lance consiguió que me picara el gusanillo de cuyo veneno jamás podré escapar.

16 años después de cobrar mi primera cochina me presento ante vosotros para relatar mis andanzas por cuerdas, sopiés y barrancas de éste paraíso de la caza que es nuestra querida España.

Mi noviazgo. Garciaz, Cáceres, 2001.
Lastras De Lama, Segovia, 2001.

Si tuviera que definirme cinegéticamente os diría que soy cazador, con esto me refiero a que valoro la caza de verdad, esa que no tiene precio ni garantías. Podréis encontrarme en todo tipo de monterías porque considero que en todas hay una enseñanza y algo que disfrutar.

Respeto por encima de todas las cosas a los Rehaleros y sus canes, para mí los verdaderos protagonistas de nuestra montería. Disfruto de una montería solo con oírlos cazar, con sentir el romper del monte, escuchar el macareno que no quiere dar la cara y con el primalón que cruza el cortadero sin saber que arriesga su vida al ponerse delante de mi rifle; ese que nunca disparará contra él. Porque la caza es mucho más que matar y la detonación no es más que el fin de una serie de sucesos que son los que de verdad hacen grande nuestra afición.

Fiel defensor del campo, de las buenas prácticas y el buen hacer. Ese que carga con bidones de agua cuando aprieta la sequía y con sacos de maíz cuando los animales no tienen que comer. Seguramente igual que tú, que te has tomado la molestia de leer hasta el final de estas líneas.

Soy cazador -no asesino- y pretendo mostrar a cuantos me lean que no hay mayor ecologista y protector del campo que un cazador. No generalicemos, en nuestro colectivo hay de todo, pero aquellos a los que puede llamarse cazadores seguro se identificarán con mis palabras.

Gracias por leerme, nos vemos por la web…

G.Bravo

6 pensamientos sobre “Suerte y al monte: Me presento”

  1. Pingback: La Suelta: Me presento - Me voy de caza

  2. Querido Gonzalo: Como buen amigo del mal-queda de tu padre, te he visto crecer y doy testimonio de la certeza de tus palabras. Eres de los pocos que han seguido la tradición de sus ancestros y celebro que seas un apasionado de la caza y de la conservación de la naturaleza. Sigue así y no cambies. ¡Enhorabuena por tu iniciativa!!
    Un abrazo,
    Santiago Espinosa de los Monteros

  3. SIN PALABRAS! Lo he estado en leyendo en el trabajo y me ha costado Dios y ayuda no emocionarme.
    Me veo identificado en cada una de las palabras que he leído, ya que yo he vivido las mimas situaciones y sentimientos. Siempre daré gracias a Dios haber nacido en esta familia de cazadores y siempre estaré eternamente agradecido a mi padre (sí, el cabrón de tu tío), a tú padre, a mi abuelo Pepe (que realmente mi padre no habría entrado a disfrutar de este mundo espectacular y no habría heredado si no fuese por él) y por supuesto a ti, que gracias a ti he podido disfrutar de las más divertidas y bonitas tardes de caza entre amigos y familia.
    Voy a seguir cada una de tus publicaciones y muchas gracias por crear esta web en la que se da una imagen diferente de la caza y su verdadero fondo.

    1. ¡Gracias Borja! Formas parte de mi historia desde que nacimos. Me alegra mucho que sigas la web y saber que seguiremos compartiendo mil y un momentos en el monte juntos!! Nos vemos pronto, seguro que tarde o temprano acabas saliendo en alguna publicación.

  4. Pingback: Vision Nocturna: Bushnell Equinox Z "A PRUEBA"- Me Voy De Caza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I accept that my given data and my IP address is sent to a server in the USA only for the purpose of spam prevention through the Akismet program.More information on Akismet and GDPR.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.